4 de noviembre de 2008

El día D

América vota. Ha llegado el día que llevan (y llevamos) meses esperando. El día del cambio, de la esperanza, del progreso. El día en que América volverá a mirar por la verdadera América, esa que se basa en todos y no sólo en unos pocos, la de los hombres (y mujeres) libres e iguales. El día en que América será, de nuevo, "the city upon a hill" hacia la que Europa -- y otras muchas partes del mundo -- mirarán con orgullo. Sí, puede que haya llegado ese día.

Pero también puede que sea el día del desencanto, el de las caras largas, el del fin de un sueño -- no sólo del sueño presente, sino del histórico sueño americano. Puede que sea el día del "aquí nos quedamos", el día en que Ameríca decidió que no tenía más lecciones que ofrecer al mundo. El día en que América, la América de "all men are created equal" y la de Séneca Falls y de los Civil Right Movements, decidió plantarse para continuar sin arriesgarse a votar por aquello que suena a "diferente". Puede que sea el día en el que un poco (o un mucho) de la esencia de lo que es América, desaparezca.

Se ha hablado mucho de esperanza y desesperanza, de cambio y continuismo durante toda esta larga e inolvidable campaña. Puede que Barack Obama no traiga tal cambio, pero al menos representa el cambio. Su discurso, su cara, su estilo... suenan a nuevo. Su familia es una familia "profundamente" americana, si entendemos América como esa tierra de emigrantes en la que la gente encuentra toda su oportunidad. Representa, resumiendo, a la América en la que me encuentro. McCain representa a la otra mitad de América, la vieja y conservadora América; la América de la sangre blanca, la sangre "puramente americana" (a saber qué carajo quieren decir con eso); la de los O'Hara en Lo que el viento se llevó; esa otra cara de América que aún no he tenido el placer de conocer personalmente.

Y esas dos Américas se enfrentan hoy a sus fantasmas. Y tienen la gran oportunidad de sacudirse esos fantasmas y dejar que se los lleve el viento. Tienen, las dos, la oportunidad de enseñarle al mundo que el color de la piel no es ya un impedimento en esta tierra, que le van a demostrar al mundo que las viejas heridas están cerradas y bien cicatrizadas y que ya no existen dos Américas, sino una América que vota por un discurso y no por una apariencia. Tienen la oportunidad de demostrar que no importa si tu nombre es algo tan tradicional como Andrew Smith o algo tan exótico como Barack Obama, sino que lo que importa es quién seas o lo que tengas que decir.

Hoy 4 de Noviembre, y ahora me dirijo directamente a ti, te juegas mucho, América.


*Mis disculpas para todos aquellos que se sientan ofendidos/molestos por mi uso de "América" para referirme a la nación estadounidense. Desde mi punto de vista, el tono del discurso no sería el mismo si pusiera "Estados Unidos". Respecto a los que tengan dudas sobre mi sentimiento europeo, comunicaros que aún soy una orgullosa europea, y que mi texto así lo demuestra, pues no considero a McCain como una opción válida para el progreso de esta nación. Finalmente deciros que tengo el merchandising completo de Obama-Biden en mi poder (chapa de Yes we can, pegatina y cartel... ya la camiseta no la compro que tengo que pagar y ya me parece exagerado).*

5 comentarios:

Detective Librero dijo...

Los dos iguales.

Anónimo dijo...

Detective librero: no. no son los dos iguales, uno es negro (con lo que eso significa en "América") y aunque dentro de unos años puede que tambien le dé por invadir algún pais(en cuyo caso, nos manifestaremos como contra Busch!, de entrada es un gran avance que quien nos gobierne (A TODOS) sea un negro.
Obama for President!
Charo

Tiny Dancer dijo...

fueyo, a callar.

Detective Librero dijo...

Pero también supuso un "gran avance" que una mujer como Angela Merkel asumiese la cancillería alemana y, sin embargo tampoco aprecio diferencias notables (en todo caso, para peor) entre ella y Schröder. O no digamos el caso de la Thatcher.

Sí a la discriminación positiva, pero mi más profundo desprecio a los grupúsculos que aprovechan la especial sensibilidad social hacia algunos colectivos para colarnos lobos con piel de cordero.

Tiny Dancer dijo...

entre mccain y obama.

o entre palin y biden... ¿realmente crees que no hay diferencias?